29 ago. 2009


Relato travesía number tres

Salí (digo salí porque, como desde hace varios días, navego solo) de Marina Smir el día 17/8/09 a las 11:30 hrs. La intención era hacer la travesía hasta Caleta Vélez, distante unas 80 millas, junto con otros dos barcos.
Al poco tiempo de salir me comunican por radio que cambiaron de opinión y que se dirijen al puerto deportivo de Estepona y yo, como soy algo cabezota les digo que muy bien pero que yo seguiré navegando con rumbo NE hasta que me canse, que ya no voy a Caleta Vélez de momento y que la meta es llegar a Roquetas de Mar, distante unas 160 millas.

Crucé el estrecho haciendo el rumbo que el poco viento del E me permitía, un NE, y la noche me cogió navegando por la costa española, a unas 8 millas de la misma, con calma chicha y con rumbo a Cabo de Gata.
De madrugada empezó a levantarse algo de mar del E, que fue en aumento, y que, de vea en cuando traía algo de viento. La mayor portaba casi siempre, aunque poco y, de vez en cuando también podía sacar la génova.
La incómoda mar de fondo siguió en aumento y el viento en disminución hasta la completa calma. Para mas incordio tenía casi todo el tiempo una corriente en contra que oscilaba desde uno hasta dos nudos. El nivel del depósito de combustible bajaba alarmantemente y la progresión, en millas reales navegadas, no era la adecuada.
A las 10:00 hrs. del día 18 estaba casi a la altura de Adra y a unas 10 millas de distancia y aún me faltaban 25 millas para llegar a Roquetas. El combustible debería llegar pero temía que con el mar de fondo que había cogiese aire el circuito de combustible, así que decidí poner rumbo a Adra para repostar aunque sabía que no había surtidor en el club náutico. Ya me las arreglaría.
Atraqué en Adra a las 12:00 hrs. Cogí del barco una garrafa de 20 litros, tomé un café en un bar, le pedí la guía telefónica, llamé a un taxi que me llevó a la próxima gasolinera, llené la garrafa, volví al barco en el taxi, la vacié en el depósito y salí pitando rumbo a Roquetas. En total perdí una hora.
El mar de fondo fue en aumento y en Punta Sabinal, poco antes de Almerimar, el mar empeoró y el viento subió hasta los 20 nudos de media. Consecuencia: Camarote de proa parcialmente mojado.
Motivo: Al salir de Adra el calor en el interior del barco era agobiante y abrí parcialmente la escotilla de proa para que corriera algo el aire. Cuando se levantó el viento, quizás debido a que cuando uno lleva más de 24 horas sin dormir pierde reflejos y no piensa con la misma claridad, no me acordé de cerrar la puta escotilla. Así que, clavada de proa y camarote semi-inundado. Cayó algún que otro juramento pero “a lo hecho, pecho”.
Llegué a Roquetas a las 18:00 hrs. donde ya me estaban esperando personal del náutico y mi buen amigo Jesús. Amarre, cubrir impreso de entrada y cervecita fresca. Después de esto, a trabajar. Vaciado del camarote de proa, endulzado de las fundas de las colchonetas (ya las había sacado cuando el incidente para evitar empapar la espuma de las mismas) y limpieza del camarote. Al día siguiente todo estaba en orden.
Y aquí estoy desde hace unos días disfrutando de la hospitalidad de los roqueteros, en especial de mi amigo Jesús.

Como ya siento algo de morriña y deberes familiares y sociales me reclaman, dejaré el barco aquí unos días y yo me iré a casa por una o dos semanas.


Home, sweet & nice home, 29/08/09

21 ago. 2009


IMPRESIONES Y OPINIONES ll

Melilla: Ya hice un anterior comentario en IMPRESIONES Y OPINIONES, solo reiterarme en lo mismo. Falta decir que se come mas que estupendamente en “Los Polilla”, un restaurante al pié de las murallas de la fortaleza, donde hubo una comida de hermandad de toda la flota a nuestra entera satisfacción y a un precio arreglado.
Cala Tramontana está bien para un fondeo por un par de días con baño, tortilla, mujer, y relax. Está abrigada de todos los viento salvo los de componente Oeste y el fondo es de unos 3-4 metros a unos 100 metros de la playa.

Alucemas: A pesar de que no hay puerto deportivo, es un lugar para visitar. El pueblo no es gran cosa y la Medina (puestos de comercio tradicional marroquí) está un poco sucia y, en algunas zonas maloliente.
El pueblo queda en lo alto y hay que subir una empinada cuesta pero tiene su encanto. Es auténticamente marroquí con poca “contaminación” turística.
Es un puerto pesquero de cierta envergadura a nivel marroquí con muchísimos barcos pesqueros de todo tipo y tamaño donde destacan los cerqueros y los barcos de arrastre, además de palangreros y de redes de enmalle. Naturalmente, la mayor parte de los barcos son viejos cascajos que no pasarían una ITB a nivel europeo.
La gente muy amable y servicial y para comer hay un restaurante entre el muelle comercial y el muelle pesquero, llamado pomposamente Restaurante Club Náutico donde hacen unos pescaítos fritos estupendos. Lo bueno es que aquí sirven cerveza y vino, lo que no es muy corriente en un país donde las bebidas alcohólicas están casi prohibidas, especialmente para los mahometanos. De hecho, si un mahometano es denunciado por otro por consumir bebidas alcohólicas, le puede caer hasta un mes de cárcel.
Aquí conocimos a Mohamed, un ciudadano de nacionalidad hispano- marroquí que es profesor de español y tiene un velerito (Dufour 24) en este puerto. Se desvivió por ayudarnos en todo lo que pudo y hacernos la vida mucho mas fácil durante nuestra estancia.

Marina Smir: Aquí es eso, una marina. No hay ningún pueblo asociado a la misma y, excepto unos restaurantes, pizzerías y cafeterías nada que ver excepto barcos y mas barcos. Lo mas molesto son las motos de agua, ese infernal invento seudo-náutico.

Ayer, día 14/8/09, con tres amigos de otro barco hicimos un viaje a Tetuan, antigua ciudad del protectorado que todavía mantiene un aire un tanto español. De hecho muchos de sus habitantes hablan el idioma.
El viaje lo hicimos en taxi. Unos 9 Euros para un trayecto de unos 20 kilómetros y los taxis están un pequeño escalón por encima de los de Saidia y Oujda.
Nos gustó Tetuan. Tiene una Medina – Zoco grande, limpia y bien surtida. No hay malos olores ni mal ambiente en la misma. Un pequeño incordio son los guías y comisionistas. Se pegan a uno como lapas en intentan llevarte por donde a ellos le interesa con el fin de enseñarte lo mas interesante del Zoco, según ellos desinteresadamente, aunque al final van a pedirte el equivalente de cinco euros y a llevarte por los puestos o tiendas que les dan comisión. Tuvimos que deshacernos de tres de ellos casi de mala manera diciéndoles que queríamos estar solos, sin su molesta compañía. Comimos estupendamente, yo unas chuletitas de cordero y los demás el típico cus-cus marroquí de carne de cordero, en el centro de la ciudad, cerca de la plaza principal y del palacio de rey, todo ello regado con vino y cerveza marroquí. El precio; unos ocho euros.
Tomamos café en la terraza de una céntrica cafetería (estupendo el café marroquí, nada que ver con esas pócimas que te sirven en alguna cafetería en España) a ocho Dirham cada consumición (unos 0,72 euros)

Dentro de un par de días saldré de aquí con destino a Almería. Desde allí proseguiré el relato.


At my boat the 21/08/09, relaxing

20 ago. 2009

Mas viaje al Sur


Relato Travesía number two

Salimos de Saidia, toda la flota, el día 6/08/09 a las 12 hrs. Con destino a Melilla de la cual distábamos unas 40 milas. Viento de través de unos 10 nudos y nosotros, en plan chulesco, al fin y al cabo presumimos de hacer regatas, izamos spinaker, aunque solo fuese para demostrar que los del Norte somos marinos en cualquier mar, además de intentar provocar. Nadie se dio por provocado, así que navegamos con spi hasta que el viento se calmó a unas 10 millas de Melilla.
Llegamos a Melilla a las 18:30 hrs. de ese mismo día. Al día siguiente me quedé solo puesto que mis tres tripulantes tenían que volver al tajo, curro o trabajo. Al fin y al cabo hay que mantener un país en marcha y mis tres amigos son pilares fundamentales para la buena marcha del mismo, je, je.
Tomadlo con calma y ya sabéis, utilizad el andar mediterráneo, con pausa, pero sin prisa.

De Melilla salimos el día 9/08/09 a las 11:30 hrs. Con destino a cala Tramontana, situada a unas 15 millas al Oeste de Melilla, ya en territorio marroquí, llegando a las 14:30 hrs. Aquí pasamos la tarde- noche fondeados. Algunos fueron con la auxiliar hasta la playa, otros se bañaron en la cala, etc. Por la noche cayó un chaparrón de agua mezclada con polvo del desierto que dejó la cubierta de todos los barcos hecha un asquito.
Levamos anclas al día siguiente, 10/8/09, a las 9:30 con destino a Al Hoceima (antigua villa española que se llamaba Alucemas, quizás mas conocida para los mayores como Villa Sanjurjo del antiguo protectorado que ahora es territorio marroquí. Aquí, a pesar de que no hay puerto deportivo nos acogieron muy bien, con trámites de entrada bastante rápidos para lo que se estila en el país.
El atraque fue en muelle de hormigón sin luz ni agua y abarloados de tres en tres. Al día siguiente nos dieron agua para rellenar depósitos de unas tomas en el muelle. Muy amable por parte de la autoridad portuaria.

Salimos de Alucemas el día 13/8/09 a las 04:30 de la madrugada, con ánimo de llegar a Marina Smir, distante unas 80 millas, al atardecer de ese mismo día. Llegamos a las 17:15 de ese mismo día gracias a una corriente favorable que, en algún momento, llega hasta los dos nudos.
Desde Marina Smir estoy escribiendo esto, que intenta ser un simple relato de la travesía hasta aquí.
Comprendo que es un poco frío y mecánico pero el menda nunca tuvo las musas de su parte ni tampoco tiene vena poética.
A la hora en que publico esta entrada ya estoy en un puerto español, cerca de Cabo de Gata (Almería) Aquí ya quedan pocas "almas cándidas" y el acceso a internet es gracias a la clave que muy amablemente me dieron en el club náutico en el cual estoy amarrado (no yo, si no el barco, je, je)
Hace justamente un mes que salí de mi castillo y ya empiezo a echarlo de menos ¿será morriña?
At the Mediterranean Sea el 20/8/09

16 ago. 2009

Viaje al Sur ll


IMPRESIONES Y OPINIONES

Lisboa: Conocida de otros años (es la tercera vez que la visito en barco) no encontré nada nuevo. Mucho turista, mayoritariamente españoles, y la ciudad algo deteriorada con respecto a hace unos años. Quizá algo mas sucia de lo que recordaba y con las aceras en lamentable estado de deterioro por falta de mantenimiento y reparaciones.
Parece que aquí también llegó la crisis.
Como otros años, estuvimos en la marina de Doca de Alcántara, que suele ser una de las pocas que admite tránsitos y siempre, o casi siempre, hay plaza de amarre.

Punta Umbría: La ciudad muy bien, con mucho ambiente en el centro, especialmente en la Calle Ancha, con buenos y no muy caros restaurantes donde los clásicos pescaitos fritos son una delicia. Las ¨niñas” bien, se les nota cierta clase. Mucho turista nativo, especialmente de Huelva y alrededores.
En lo referente a amarres hay tres marinas. Dos son clubes náuticos, donde los amarres para tránsitos son escasos, y la otra es una recién inaugura de la EPPA que estaba semivacía.

Rota: Es la segunda vez que la visito en barco y. como esperaba, bien en casi todos los aspectos. La única pega son los farragosos trámites de entrada. Demasiada burocracia como en casi todos los puertos de la EPPA.
La villa bien, muy limpia y cuidada y los restaurantes decentillos con buena comida y precios asequibles.

Ceuta: Aquí empiezan los amarres tipo Mediterráneo. Amarres de punta, proa o popa, con dos cabos al pantalan y línea de fondeo, sin finger. Un poco incómodo si el viento es lateral y quieres amarrar popa al muelle. La proa cae y el barco se atraviesa, por lo que hay que andar vivo al coger la línea de fondeo.
La ciudad bastante bien. Se la ve limpia y ordenada, especialmente la parte histórica, aunque el muelle pesquero y zonas periféricas, deja mucho que desear. Digno de verse la zona amurallada y el foso (navegable en barcos pequeños) que divide la península española de Maruecos. Para comer la Casa Gallega, en las murallas.

Melilla: Algo menos extensa que Ceuta pero con, mas o menos, los mismos habitantes (unos 75.00) la gran mayoría militares y funcionarios.
La ciudad muy moderna y limpia, con calles anchas y bien trazadas. Especialmente dignos de verse la fortaleza y la plaza de España. La marina muy bien aunque los servicios se encuentra bastante alejados de algunas plazas de amarre situadas a la entrada. Trámites simples y personal muy atento. Buenos restaurantes con carnes y pescaitos y a precio asequible.

Saidia: Una ciudad, mejor dicho, un pueblo fantasma. Originariamente era un pueblo marroquí pequeño, no muy limpio y algo “oliente” con unas playas enormes y aguas relativamente cálidas. Desde hace unos años es una enorme urbanización de mas de cinco kilómetros a lo largo de la costa, con un macropuerto deportivo casi vacío y unas instalaciones al uso en el mismo tipo de puertos deportivos europeos. Tiendas varias, pubs, discotecas, etc. El pueblo original queda a unos cinco kilómetros hacia el Este del puerto deportivo y también está contaminado por el turismo masivo, eminentemente marroquí. Funcionarios en vacaciones y nativos que trabajan en Europa, mayoritariamente.
Trámites de entrada farragosos y cansinos, con un montón de funcionarios.
Muchas urbanizaciones a medio construir y, aparentemente, también aquí llegó la crisis del ladrillo, puesto que casi todas parecen semiabandonadas.
Desde Saidia decidimos visitar la ciudad de Oujda, fronteriza con Argelia.
Una ciudad importante, capital de la región, que en otro tiempo fue próspera cuando las relaciones entre Marruecos y Argelia eran fluidas.
Lo mas interesante de esta ciudad es la Medina o Zoco. Es inmenso y hay de todo a la venta, desde los “Trolex” hasta cualquier cosa que se nos ocurra. Como casi siempre, acabas comprando algo, aunque solo sea por el placer de regatear.
Como no hay transporte regular desde Saidia a Oujda decidimos hacerlo en taxi. Unos 60 kilómetros nos costó 120 dirham (menos de 12 Euros) Toda una aventura. El vehículo un Mercedes de los años 70 (todos son iguales) que solo funcinaba el motor, el cambio de marchas y, en algunos, el cuenta kilómetros. Algunas puertas atadas con alambres. Una sola manilla, que el conductos pasaba cuando se la pedías, para abrir las ventanillas, cuando abrían, y una velocidad escalofriante para estos cacharros con puntas de 150 K/h. Acogonable y escalofriante. La carretera bien, con dos carriles en la mayor parte de su recorrido, aunque los conductores iban a su bola cambiando de carril a capricho, por el arcén o circulando entre uno y otro carril.
Fin de impresiones y opiniones del viaje de ida.


At Marina Smir, the 16/08/09, away from home, sweet home.

15 ago. 2009

Una vuelta por el Sur


Decíamos ayer (quiero decir el mes pasado) que en breve emprendería una viaje en el “Gladiador” de varias semanas de duración. Pues en ello estamos.
Estoy escribiendo esto fondeado en una cala marroquí llamada Cala Tramontana, que está a unas 15 millas al Oeste de Melilla.
No se cuando podré publicar esto ( no tengo Internet a bordo, no soy tan pudiente) pero lo haré tan pronto encuentre un alma cándida que se deje "piratear" su WIFI (Encriptación es la solución, je, je.)

Este viaje surgió a través de un foro náutico y el punto de reunión de todos los barcos, unos 18, iba a ser Saidia, un puerto marroquí cercano a la frontera de Argelia.

Salimos de Portosín el día 20 de Julio a las 12:00 horas con tres de tripulación y la siguiente escala fue Lisboa, donde atracamos en Doca de Alcantara a las 07:30 del día 22. El total de millas de corredera recorridas fue de 276.
En Lisboa se desembarcó un tripulante que tenía que volverse para trabajar los próximos días (es muy “jodío” pero alguien tiene que hacerlo).
Salimos de Lisboa los dos tripulantes que quedamos el día 23 a las 13:30 horas con destino a Punta Umbría, donde habíamos quedado para encontrarnos con otro barco que iba a hacer la misma travesía.
Llegamos a Punta Umbría el día 25 a las 04:00 horas, sin novedades dignas de mención, excepto la rotura de la uña del tangón de spinaker que se nos rompió pero quedó perfectamente reparada a las pocas horas ( el ingenio, la sierra y el taladro de batería hacen maravillas)
El total de millas recorridas desde Portosín era de 512.

Salimos de Punta Umbría al día siguiente a las 11:30 con destino a Rota, queríamos quedarnos un día mas pero no tenían atraques libres, adonde llegamos a las 23:00 horas del día 27.
En la travesía de Umbría a Rota decidimos trabajar algo ( ya estuvo bien de hacer el vago y maleante) y, después de la comida y cervezas de rigor, además del cafelito, lanzamos el curri y al cabo de una hora teníamos 14 hermosas caballas a bordo, las cuales pasaron por el quirófano para su operación de extirpación de apéndices y correspondiente fileteado. Al día siguiente se organizó una estupenda barbacoa a bordo del Gladiador (si, si, el Gladiador lleva, entre sus pertrechos no náuticos, una estupenda barbacoa de carbón)
Aquí, en Rota, esperamos al otro barco y a dos tripulantes que se embarcaron con nosotros para navegar unos días.
.
A partir de aquí seríamos cuatro tripulantes en un espacio relativamente pequeño pero, si la gente es medianamente normal no debería haber problemas, como no los hubo, al menos en el Gladiador.
Salimos de Rota el día 29/7/09 a las 23;30 con destino a Ceuta a donde llegamos, después de cruzar el Estrecho de Gibraltar a las 13:00 horas del día 30. Por cierto, al pasar a la altura del Peñón de Gibraltar alguno a bordo gritó el clásico ¡Gibraltar español!, y otro al pasar a la altura de Perejil también dijo ¡Perejil marroquí! Paradojas de la política y de los incomprensibles tratados, no se si de paz o de guerra.
En Ceuta se nos unió otro barco para hacer la ruta hasta Saidia. Todos los demás llegarían desde Cartagena, procedentes de diversos puertos del Mediterraneo.
Salimos de Ceuta el día 1/8/09 a las 10:00 horas con destino a Melilla, con viento fresco de poniente que en algún momento rozó los 30 nudos, bajando durante la noche a unos cómodos 16- 18 nudos por la popa. Llegamos a melilla el día 2 de agosto a las 09:00 horas.
Al día siguiente salimos de Melilla a las 10:30 hrs. con destino a Saidia, puerto marroquí de destino a unas 6 millas de las Islas Chafarinas (españolas, aunque solo hay una base militar) adonde llegamos a las 15:30 hrs. Y donde nos estaban esperando desde hacía un par de horas toda la flota procedente del Mediterráneo, en total 16 barcos.


En Marina Smir (Marruecos, aquí aún quedan "almas cándidas") el 15/8/09 (Far from home, sweet home)


P.D. En futuras entregas seguire con impresiones, depresiones y mas de lo mismo, así como la continuación del viaje. Sed pacientes, please.