25 sept. 2008

¡A trabajar, coño!


Tras varios años de intensas negociaciones "politiqueras" los Ministros de Trabajo de la UE (suena algo así como Unión de Empresarios) han aprobado un acuerdo que permite a los empresarios hacer que sus empleados trabajen un máximo de hasta 65 horas semanales. ¡Casi ná!
La redacción intenta quitar hierro al asunto y dice que tiene que haber un acuerdo entre empresario y trabajador/es para llevar a cabo tal desatino. Incluso va mas lejos. El empresario tendrá que obtener el consentimiento por escrito del trabajador.
Por descontado que lo obtendrá, quiera o no quiera el empleado. Es muy sencillo si, hipoteticamente, nos ponemos en el lugar del currante.

Supongamos: Un trabajador medio, con su familia, su hipoteca, su coche financiado y un sueldo que le permite ir, a trancas y barrancas, haciendo frente a sus obligaciones económicas, trabajando sus 40 o 48 horas semanales.

Sigamos suponiendo: Un empresario que necesite contratar a otro empleado para el mismo departamento del primer empleado, puesto que el trabajo que éste realizaba necesita un refuerzo. ¿Qué hará? ¿Contratará a ese otro empleado?. La respuesta es bien sencilla: ¡NO!

Simplemente le dirá a éste trabajador: Mira, como la ley me permite que, de común acuerdo, pueda hacer que tu trabajes 65 horas semanales, me vas a firmar este papelito y, a partir de mañana tu horario será de 65 horas semanales, distribuidas como a mi me interese. Si no lo quieres así ya puedes ir buscándote un nuevo empleo.

El trabajador ni se lo piensa y dice: ¡señor, si señor!. En lo que realmente piensa es en su familia, en su hipoteca, en el crédito de su coche, en el colegio de los niños y en un largo etc. de Euros, necesarios para que todo siga casi igual. Y digo "casi igual" porque no será exactamente igual, si tenemos en cuenta que tendrá menos tiempo para si mismo o para su familia.

De esta manera el empresario se ahorra los gastos derivados de contratar a otro empleado (Seguridad Social, etc.) a cambio del pago de unas horas extraordinarias. Si es que las paga, que eso también habría que verlo.

Naturalmente, el acuerdo tendrá que ser aprobado por la Euro Cámara (Empresarios Conjuntados) y, con toda probabilidad, será aprobado y bendecido. Incluso habrá algún politiquillo que se atreverá a decir que es un día histórico por el gran avance logrado.

Este acuerdo, en el probabilísimo caso de que la Eurocámara lo apruebe, da al traste con casi un siglo de lucha de los trabajadores (con algunos muertes incluidas en manifestaciones y algaradas) en pro de una jornada laboral razonable y, lo que resulta mas sorprendente, esto está ocurriendo aquí, en Europa. Ni los mas viejos del lugar recuerdan algo que se le parezca.

Después se extrañan los políticos europeos de que los votantes rechacen la Constitución Europea, mas conocidas por la "Constitución de los Mercaderes" el no de muchos países (por desgracia nosotros, muy europeistas, votamos si) a esa Constitución, fue el derecho al pataleo de Juan Pueblo.

Así nos va, intentando copiar el estilo USA, con la salvedad de que aquí lo deciden y ponen por escrito nuestros "representantes" políticos, que nada nos dijeron de sus intenciones cuando nos pidieron nuestro voto.

Señores de la alta política, díganme: ¿Esto no era Europa?

Quizás se murió de vieja y toca entierro.


At home, sweet home 25/09/08






22 sept. 2008

Viaje al Cantábrico




Desde hace un tiempo tenía en mente hacerme un viaje en barco por el Cantábrico y había reservado para mis vacaciones el mes de septiembre. La idea era salir a primeros de mes pero, por diversas circunstancias, entre ellas una borrasca que pasó por Galicia los días 4 y 5 de septiembre, decidí salir el día 6 por la mañana.

En las fotos las dos caras del Cantábrico (30 nudillos de viento por la popa y puesta de sol)
Este es el relato de esa travesía:

Salimos de Portosín a las 09:30 hrs. del sábado día 6, con el viento prácticamente en calma y con bastante mar de fondo en la Ría. Ya tenía claro que, una vez en mar abierto, el mar de fondo sería peor. Las previsiones meteorológicas daban poco viento de dirección SW y mar de fondo del WSW de unos 4 metros, y eso fue lo que encontramos durante unas 18 horas de las 23 que nos llevó la travesía desde Portosín hasta Viveiro. Por lo demás el viaje no tuvo incidencias dignas de mención.
La velocidad media fue de unos 6 nudos navegando con mayor y motor a pocas vueltas para mantener los 6 nudos de media. Cuando el viento subía lo suficiente para que la Génova portase (cosa complicada con tan poco viento y tanto mar de fondo) la desenrollábamos y bajábamos motor
manteniendo los 6 nudos de velocidad.
Cuando entramos en Viveiro, a las 08:15 del domingo día 7, la mar de fondo había bajado hasta los 2 metros de media.
En total hicimos 135 millas y las condiciones, debido al molesto mar de fondo, no fueron las idóneas.
En Viveiro desembarcó un tripulante puesto que tenía que trabajar al día siguiente, lunes.

Salimos de Viveiro al día siguiente, lunes, día 8, a las 18:30, después de ver las previsiones meteorológicas que, a pesar del poco viento previsto, eran óptimas, con mar del NW de 0.5 metros y un viento de F2 del ESE, con destino a Gijón, distante unas 90 millas. Durante las primeras 30 millas navegamos con mayor y Génova, apoyados con el motor a pocas vuelta manteniendo los 6 nudos de velocidad con un viento ESE de unos 8 nudos, de ceñida abierta.
Una navegación perfecta, tanto es así que ahora mismo, cuando estoy escribiendo esto a las 01:00 de la mañana del día 9, vamos navegando en esas condiciones.

Retomo el relato ya comodamente instalados en el Puerto Deportivo de Gijón adonde llegamos a las 09:30 hrs, del martes, día 9, después de una placentera travesía, donde las condiciones meteorológicas fueron como las primeras 30 millas, con poco mar y poco viento, pero de la dirección adecuada.

En Gijón me quedé solo, puesto que el otro tripulante tenía que ausentarse unos días, y decidí salir en solitario el día 11, jueves, con destino a Santander, a las 6 de la tarde. En total unas 90 millas. Las previsiones no eran malas del todo, aunque tampoco óptimas. Se esperaban vientos del W de unos 20 nudos y mar de fondo del NW de unos 4 metros.
Durante las primeras horas de navegación la cosa fue, mas o menos, como estaba prevista. Luego fue deteriorándose hasta alcanzar los 30 nudos de viento, con puntas de 39, con fuertes y frecuentes chubascos y con el mar en consonancia. Acabé enrollando el Génova y, navegando con la mayor con dos rizos, llegué a alcanzar casi los diez nudos. Lo peor vino cuando el piloto Autohelm 4000+ dijo basta y se negó a seguir funcionado. Monté el brazo de repuesto, un Autohelm 3000, pero no era suficiente para aguantar el barco y se iba constantemente de orzada con la ola. Al final tuve que llevarlo a mano durante las últimas cuatro horas.
Llegué a Santander a las 8 de la mañana del viernes, día 12, con lluvia y bastante “mallado” y atraqué en una cabeza de pantalan del Club Náutico. Después de arranchar algo el barco y tomarme un bocadillo me tomé un merecido descanso en forma de “siesta” de unas tres horas.
Sobre las 12.00 horas me levanté, seguía lloviendo, y me puse en contacto con el Club Náutico para formalizar la entrada y pedir una plaza de amarre por un par de días. No tenían ninguna por lo que tuve que salir de nuevo hacia Marina del Cantábrico, mas arriba en el Río y bastante distante del centro de Santander. Allí había plaza y allí me quedé los dos días siguientes. También hice una reparación de emergencia al brazo del piloto Autohelm 4000- y parece que, de momento, funciona. Ya veremos cuando hayamos navegado unas millas.
El otro tripulante llegó al día siguiente para seguir nuestro viaje por el Cantábrico.

Salimos de Santander el domingo, día 14, a las 10:15 hrs. con destino a Castro Urdiales, con buena mar y casi sin viento, llegando a Castro Urdiales a las 15:40 hrs. Aquí hay un Club Náutico, con un buen edificio social pero sin pantalanes. Los socios tienen los barcos fondeados en boyas y el náutico les da el servicio de bote para embarcar y desembarcar. Tampoco hay ninguna boya de cortesía para los tránsitos. La única opción es fondear y llamar al Club Náutico por VHF para que vengan a buscarte. Cosa que hacen sin ningún compromiso y muy amablemente.
Decidimos atracar al muelle el tiempo necesario para comer y, al cabo de un par de horas salimos hacia Getxo, llegando aquí a las 19:30 hrs. del mismo, atracando en el Club Marítimo. Este club tenía muy buenos servicios, WIFI incluída, y digo tenía puesto que hace. unos meses alguien (supuestamente ETA) puso una bomba en el edificio social que destruyó toda la fachada del edificio, quedando éste cerrado para reparaciones, por lo tanto el club quedó con los servicios externos pero sin los servicios que daba el edificio social, WIFI incluída.
Al día siguiente, lunes, nos fuimos a pasar la mañana y a comer a Bilbao desde Las Arenas donde está el Club Marítimo. Un viaje muy agradable en un Metro moderno y eficiente.
Como turistas no tenemos precio. Nos dejamos la cámara de fotos en el barco y el Guggenheim estaba cerrado, puesto que cierra los lunes.
Paseo por Bilbao, comida en el casco viejo y vuelta al barco para llenar de combustible y salir.

Salimos del Abra el lunes,15, a las 17:30 con destino a Gijón, unas 120 millas en total y con viento del N de unos 6-8 nudos. Durante el viaje el viento fue subiendo y variando al E llegando a los 20 nudos durante la noche por lo que, al ser en popa cerrada, teníamos que navegar haciendo trasluchadas cada dos o tres horas. Por lo demás sin incidencias dignas de mención.
Llegamos a Gijón a las 11:40 hrs del día siguiente, martes, 17.
El principal motivo de hacer esta escala en Gijón fue visitar unos amigos, que en la escala anterior que hicimos aquí estaban de viaje. Tuvimos una velada muy agradable con ellos, con cervezas y cena incluída, esa tarde-noche.

Al día siguiente, miércole, 17, temprano (09:15 hrs) salimos de Gijón con destino a Ribadeo, adonde esperamos llegar esta tarde-noche. Ahora mismo, cuando estoy escribiendo esto, son las 12:30 hrs. y vamos navegando a motor, a unos 7 nudos (gracias a la corriente a favor) con el viento en calma y una ligera mar de fondo del NE de unos 1,5 metros.
Las previsiones meteorológicas fallaron estrepitosamente, puesto que había previsto para hoy un viento del E de unos 10-15 nudos y éste no aparece por ningún lado.
Al final de la travesía el viento subió un poco, llegando a los 12 – 14 nudos del E, lo que nos ahorró un poco de combustible, que, al precio que tiene, siempre se agradece.
Atracamos en el Club Náutico de Ribadeo a las 19:00 hrs. del miércoles, 17
Nos encantaron las instalaciones del Club Náutico, así como el pueblo en general. Muchas tiendas y restaurantes con buena comida y a precios razonables.

Salimos de Ribadeo a las 16:30 del jueves día 18 con muy poco viento, con destino a Ares. En total unas 80 millas.
Durante el viaje el poco viento que tuvimos fue variable, en intensidad y dirección, por lo que el trimado de velas era frecuente, con el fin de mantener el motor a bajas vueltas y así ahorrar unos litros de combustible (ultimamente me está entrando manía ahorrativa energética)
Llegamos al Club Náutico de Ares a las 05:30 hrs. del viernes día 17, desde donde estoy escribiendo esto, y aquí seguiremos hasta mañana por la mañana que zarparemos con destino a Camariñas.

Como estaba previsto salimos el viernes, día 20, a las 0930 hrs. de Ares con destino a Camariñas. Poco viento y variable este. Nos manejamos con el motor a pocas vueltas y mucho trimado de velas para mantener la media de 6 nudos. Hubo un período de unas horas en que incluso apagamos el motor porque el viento aumentó lo suficiente para mantener los 5 -6 nudos.
Entramos en Camariñas a las 1830 hrs. del sábado día 21 y lo primero que hicimos fue llenar el depósito de combustible, que no lo habíamos hecho desde Gijón, después, como es lógico, ducha, cena y un par de copas. Durante la madrugada del domingo entró un frente de lluvias, sin viento, y llovió con ganas.

La salido de Camariñas hacia nuestro puerto base, Portosín, la hicimos el domingo, día 21, a las 1130 hrs. Mar en calma y algo de mar de fondo, nublado y con alguna llovizna de vez en cuando. Cuando esto escribo, a las 1500 hrs. de hoy, estamos navegando a la altura de Cabo Finisterre con una ligera brisa del N, unos 6-8 nudos, y deberíamos entrar en Portosín sobre las 1800 hrs. de hoy.
Retomo el relato ya comodamente instalado en casa (home, sweet home)
Llegamos ayer, domingo 21, a nuestro puerto base, Portosín, a las 1750 hrs. después de una travesía desde Camariñas totalmente a motor, puesto que el viento fue escaso y de dirección variable.

La impresión general del Cantábrico fue buena, aunque se nota la falta de algún puerto deportivo mas en las costas de Asturias y Cantabria y los precios de las marinas para tránsitos en estas costas están en consonancia con la falta de puertos deportivos.

Total de millas navegadas según corredera (B&G bien calibrada): 746 millas.
Por cierto: El piloto aguantó, tras la reparación de emergencia efectuada, todo el resto del viaje.

Lo que sigue es un breve resumen de los precios y servicios de las puertos deportivos visitados

(Precios en temporada alta para un velero de 10 metros)

Viveiro
Precio: 18,00 Euros/día Servicios (duchas etc.): Mal (cierran por la noche)
Gijón
Precio: 21,62 Euros/día Servicios: ,, Mal (cierran por la noche)
Santander (M. Cantábrico)
Precio: 29,16 Euros/día Servicios: ,, Mal (cierran por la noche)
Bilbao (Club Marítimo)
Precio: 28,44 Euros/día Servicios ,, Regular (ver nota al final)
Ribadeo
Precio: 19,14 Euros/día Servicios ,, Bien (dan llave a los tránsitos)
Ares
Precio: 20,30 Euros/día Servicios ,, Bien (dan llave a los tránsitos)
Camariñas
Precio: 12,00 Euros/día Servicios ,, Bien (dan llave a los tránsitos)

Nota: En el Club Marítimo del Abra los servicios supongo que eran buenos hace unos meses (antes de que álgunos, que les gusta dar la nota, pusieran una bomba en la sede social y volase toda la fachada) De momento hay que arreglarse con las duchas de la piscina, cuando ésta está abierta o unos servicios de emergencia en la marina seca.

Como referencia debo poner los precios y servicios del Club Náutico Portosín para el mismo tránsito:
Portosín
Precio: 19.40 Euros/día Servicios ,, Bien (dan tarjeta a los tránsito)
Wifi gratuíta, Lavandería, Cafetería/Restaurante

En el Cantábrico, Atlántico y at my Castle 22/09/08